miércoles, 30 de diciembre de 2009

Entrada número 100

Pues si, llegó la entrada número 100. Un número redondo, como el ruedo, el albero o el redondel, mi nick. Redondo como el sol que nos alumbra cada amanecer.

Quién me iba a decir a mi aquel 21 de marzo, día en que comenzó este blog a andar, que continuaría por su camino.

100 entradas, 11 seguidores, 2145 visitas. Vivencias, malhumores, emociones, denuncias, sueños, escapadas, inspirada o sin inspiración.

Todo comenzó como un diario y les prometo que jamás pensaba que lo leería tanta gente. Mi gente del foro, periodistas, toreros, amigos no taurinos, gente del toro, gente a la que conozco, gente con la que nunca he hablado, anónimos.

Es un blog diferente. A mi manera. Con mi estilo. En el que han podido notar mis estados de ánimo a través de mis escritos.

Algunos lo he escrito con el alma. Como aquel que iba dedicado a Dimas, aquel niño que espero siga soñando con ser torero, o el de la Placita a la orilla del mar, sobre la Plaza de Vinaroz, que me encandiló o los dedicados a los toreros de plata.

Otros con rabia, como el de Los impresentables o el de la desilusión por no ver torear a Román.

O con alegría, como aquel que les contaba mi experiencia en el Palco el día de la clase práctica o cuando conté que José Calvo cumplió su promesa o mi debut en La Maestranza.

O con melancolía como aquellos en los que recordaba a aquellos toreros olvidados y sin oportunidades o el de las suspensiones.

O con esperanza, cuando hablaba del comienzo de las Ferias, o cuando conté que empecé las clases en la Escuela de Tauromaquia.

Les he hablado de libros, películas, conferencias, charlas, cenas, premios, homenajes, viajes, personas del mundo del toro, exposiciones, capeas...

Quería que esta entrada fuera la última del año, a modo de resumen. Pero es imposible en un escrito contarles todo lo que he sentido y no puedo quedarme solo con una emoción. Lo han ido sabiendo día a día. Y así seguirá siendo el año próximo.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Acaba 2009

Y con él se van mis sueños y mis ilusiones. Aquellos que cumplí y aquellos que no pude cumplir.

Atrás quedaron aquellas Plazas que pisé por primera vez, aquellas emociones que sentí, aquellos triunfos que disfruté, aquellos pasodobles que escuché, aquellos kilómetros que recorrí.

El 2009 ha sido un año que comencé con ilusión y con esperanza y que a pesar de todo, ha sido uno de los mejores de mi vida.

Podrán arrebatarme mis sueños, podrán quitarme la ilusión, podrán privar de Premios a mis triunfadores, podrán “quitar” de los carteles a mis toreros, podrán criticarme y podrán pensar y decir de mi cosas que no son ciertas.

Pero mis recuerdos, no me los puede quitar nadie. Mis sensaciones, no me las puede robar nadie. Mis vivencias, no me las puede arrancar nadie. Porque son mías. Y las guardaré en mi corazón para siempre.

Y no se que me deparará el nuevo año. Y no se que Plazas visitaré. Y no se a que toreros veré. Y no se que sueños tendré.

Lo que si que se, es que seguiré estando aquí para compartirlo con ustedes. Y seguiré defendiendo a los míos. Y seguiré esperando el día en que una sensación me haga vibrar. Y aquí seguiré, contándoles mi verdad.

Feliz 2010!!!!!

sábado, 26 de diciembre de 2009

Futbolistas que torean

Llevaba algún tiempo rondando en mi cabeza escribir esta entrada, pero no encontraba el momento adecuado. Siempre había temas "más importantes" de los que hablar. Pero hoy ha llegado el día.

Ahora en estas fechas, vemos que muchos toreros se apuntan a los actos benéficos y disputan partidos de fútbol por alguna buena causa. Hace unos años, Espartaco sufrió una grave lesión, aquí en Valencia, en Mestalla, jugando un partido contra la droga.

Me consta que varios toreros, dedican sus ratos libres a cazar, a montar a caballo, a escuchar música, ir al cine, pero también hacen sus pinitos con el balón.

Y se, que algún torero, tras una lesión, ha entrenado con los primeros equipos, para ponerse fuerte físicamente.

Conocemos los equipos de algunos matadores, Curro Romero, bético hasta la médula, Dávila Miura, del Sevilla, Enrique Ponce, del Valencia, aunque se empeñen en decir que es del Madrid...

Sabemos, porque los hemos visto en televisión, que varios futbolistas de la Liga de las Estrellas son asiduos a Las Ventas, a La Maestranza o a la Plaza de Toros de Valencia.

Pero lo que algunos no saben, es que algunos de esos jugadores, también torean.

Pues, si. Joaquín, de no ser futbolista, hubiera sido torero y coge el capote con mucho Arte. Salva, portero del Valencia B, también se ha puesto delante de una becerra. Camacho, cuando fue seleccionador nacional, llevó al equipo de capea. Y Paco Camarasa, delegado del Valencia B, y muchos años capitán del Valencia CF, no solo es abonado de la Plaza de Toros de la Calle Játiva, sino que organiza capeas y se pone delante.

Si, lo sé, porque me lo han contado. Y quien me lo ha contado, ya le está empezando a picar el gusanillo. Ayer, día de Navidad, cogió mis trastos, montó la muleta y dio unos lances al viento.

Pero me dijo que tenía miedo. ¿Qué torero no tiene miedo? Si de niño tenía un arte que quitaba el sentío toreando a Litri, el perro del panadero...

Tete, espero estar presente cuando debutes. Pero, te digo una cosa, como te pique ese veneno, ya no harás mas que soñar con becerras. Y me temo, que ya has empezado a soñar...

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Feliz Navidad



Si, la Navidad ha llegado. El día del sorteo del día 22 es el pistoletazo de salida de estas entrañables fiestas, para algunos, de estas desagradables fiestas para otros.

Estos días en los que olvidamos el verdadero sentido de la Navidad, aquel niño que nació pobre en un pesebre y nosotros nos gastamos un dineral en regalos y en comida para celebrar, ¿qué?

Estos días en los que debemos ser felices aunque nuestro corazón esté triste.

Estos días en los que nos reunimos con familia y amigos aunque nos sintamos solos.

Estos días en los que solo la ilusión de un niño es capaz de recordarte aquella infancia que tuviste y que jamás volverá.

Estos días en los que recibes mensajes y correos reenviados, bonitos, pero artificiales.

Estos días en los que todo son guirnaldas y luces de colores para iluminar una vida sin sentido.

Estos días en los que no podemos decirle a los que mas queremos, porque les queremos.

Y yo no quería dejar de decirles lo importantes que son para mi todos ustedes.

Los que me leen. Los que me dejan comentarios. Los que no me los dejan. Los que me comprenden. Los que me critican. Los que me conocen. Los que no me conocen.

Por eso para todos ustedes, de corazón, les deseo una Feliz Navidad todos los días de su vida. Les deseo que sean felices y sigan haciendo felices a los que les rodean.

Porque ustedes, me hacen feliz todos los días. Gracias y Feliz Navidad.

martes, 22 de diciembre de 2009

Sóc afortunada

I no m'ha tocat la lotería de Nadal, però si que tinc la grossa.

Pues si, aquell 7 de setembre, quan vaig começar a treballar, em va canviar la vida. Estava vivint un moment crític de la meua vida i casi havía tocat fons.

I ara, como a regal de Nadal, m'han renovat el contracte fins el 6 de març.

No sols perque tinc feina i perque tinc uns bons companys i uns bons jefes. No. Es que a mes a mes, han acceptat la meua afició i la comparteixen.

I tenien que vore el sonriure quan en el meu mòvil sona Pan y Toros quan em crida algú o escolten el clarí de La Maestranza quan arriba un message.

I ho vaig prometre, que algún día escriuría en el meu blog una entrada dedicada als meus nous companys i als meus jefes.

I tot per un dinar en el que la sobremesa es va fer llarga... parlant de bous.

Així que gràcies per tot i a seguir treballant de valent.

Per a celebrar el 6 messos que treballarem junts, propose una bona vesprada de bous a la Fira de Falles. ¿Vos animeu?

PD: Disculpen los que no entiendan el valenciano, pero esta entrada prometí hacerla en mi lengua materna. Y ya saben que siempre cumplo lo que prometo.

sábado, 19 de diciembre de 2009

La figurita del Belén


Si, así como lo ven y así como lo leen. Ese torero lanceando a la verónica a un toro, este año es la figurita de un Belén.

No es de mi Belén, que por cierto acabo de colocar hoy. Últimamente ando algo liada y no había tenido tiempo de decorar mi casa para Navidad. No. Les contaré la historia.

Hace un par de meses asistí a la Feria Gastronómica de mi pueblo. Allí coincidí con los jóvenes de mi Peña, juventud, divino tesoro como les llamo yo. Me contaron que este año debían colocar el Belén de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción de la Pobla del Duc. Medio en broma medio en serio, les pregunté, ¿y por qué no colocáis un torero?

La cosa quedó ahí. Pero el día de la cena de la Peña, me acordé de aquello y lo volví a preguntar. Ellos me dijeron, no sabemos lo que pensará el señor cura.

Y yo, ni corta ni perezosa, aproveché que Don Daniel, también estaba en la cena y me acerqué a él. Le conté mi idea y ahí llegó mi sorpresa.

Me parece perfecto que un torero aparezca en el Belén de la Iglesia, me contestó. ¿Por qué no? Y empezó a contarme que él era taurino, que su abuelo pertenecía a una Peña Taurina, y que en su pueblo, los bous al carrer eran la fiesta principal.

Así que aprovechando que el pasado fin de semana volví a mi pueblo, allí que llevé esta figurita que adquirí en las tiendecitas que todavía están en la Plaza de Toros junto al circo.

Siempre me han gustado los Belenes. Lástima que este año, en los Belenes de Cataluña solo queden "caganers".

martes, 15 de diciembre de 2009

Paquirri, una leyenda

Pensarán a que cuento viene que yo ahora, después de que hayan transcurrido ya unos meses desde el Aniversario de la muerte de Francisco Rivera en Pozoblanco, me decida a hablar de su figura.

En realidad, no voy a hablarles de Paquirri porque no llegué a verlo torear en directo. Y tampoco voy a contarles lo que me pareció la famosa serie que una cadena privada de televisión emitió hace algún tiempo aprovechando el tirón rosa de la gente que estuvo a su alrededor.

No, solo les informo de la Conferencia que tendrá lugar el próximo jueves día 17 de diciembre a las 19 horas en el Hotel Conqueridor de Valencia, que será moderada por Enrique Amat y organizada por Serolo.

Asistirá como invitado, José Arévalo, ganador del concurso “Camino a matador de toros” quien recibirá una placa conmemorativa como triunfador de dicho concurso.

Con anterioridad, a las 16 horas, se emitirán dos proyecciones cinematográficas sobre el mismo torero, del que este año se ha cumplido el vigésimo quinto aniversario de su muerte en Pozoblanco, “Francisco Rivera, Paquirri” y “Paquirri, últimos momentos".

Si tienen la posibilidad de asistir, no se pierdan el concurso de Fotografía y de Pintura, entre las 16 y las 19 horas. Y fíjense en la fotografía "Liando el miedo", porque es mía. Y observen con detenimiento el cuadro "Caireles de acuarela" porque es del pintor de Onda, Manuel Colomer. Seguro que se quedan anonadados con esta obra. Ya me lo contarán.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Feliz cumpleaños



Hoy, 14 de diciembre, es el cumpleaños de la mujer que me dio el ser, o sea de mi madre. Ya le dediqué una vez una entrada, allá por el mes de julio, el día de la Virgen del Carmen, el día de su santo. Y no voy a ser repetitiva para no cansarles.

Pero es que hoy también, es el cumpleaños de Domingo Navarro. Cuando me enteré, le dije, tranquilo, que no se me olvidará nunca.

Y mañana, es el de Luca Ruffo. ¡Quien pillara la edad que cumple él!

Y si seguimos con la semana, el día 19, será el cumpleaños de César Fernández, que acaba de ser papá de un niño, Pablo. Y el 20, será el de Jesús Chover.

Y todo eso sin contar el día 8 de diciembre que fue el de Enrique Ponce. Y los que se me han podido escapar.

Y por no hablar de los cumpleaños de varios de mis amigos y amigas, taurinos o no que durante este mes han cumplido años y los que todavía quedan, Iván, Pilar, Inma, mi prima, Begoña, Quique, Chuso...

De verdad, pero ¿qué pasa en este mes navideño que a todo el mundo le da por cumplir años?

Sea como sea, desde aquí envío mi mas sincera felicitación a todos y todas ellas para que sigan cumpliendo años así de bien... Y yo, que lo vea.

¡¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!

domingo, 13 de diciembre de 2009

Toreros de oro, plata de ley y azabache



Este fin de semana ha estado lleno de actos taurinos y yo tuve la suerte de asistir a dos de ellos. El viernes pasado en Torrent y el sábado en Xátiva.

La Peña César Jiménez de Torrent celebró su II Coloquio Taurino en el que intervino una terna de matadores en activo, Vicente Barrera, César Jiménez y Serafín Marín, junto a dos retirados y dedicados a otros menesteres en la actualidad, Sebastián Rodríguez, empresario taurino y Juan Carlos Vera, profesor de la Escuela Taurina de Valencia. Todo ello moderado por mi amigo Carlos Bueno.

El sábado, rumbo a la capital de La Costera, donde la Peña Taurina Joaquín Sanz "Punteret" celebraba su VI Acto Taurino y donde se rendía un merecido Homenaje a los Toreros de Plata Valencianos, con la intervención de Joaquín Mompó "Camisero", César Fernández y Domingo Navarro, también moderado por Carlos Bueno.

Como verán, ambos hemos hecho doblete y ambos hemos compartido emociones. Si, porque el sábado vibré. Les confieso que hacía tiempo no disfrutaba tanto en una charla o coloquio como lo hice el sábado. Puede ser porque en la mesa se encontraban amigos mios. Es posible.

Pero de verdad les digo que no perdí detalle de todas las anécdotas que contaron los tres, cada uno en su tiempo. En realidad, César y Domingo siguen en activo y por mucho tiempo, espero. Pero fue una delicia para mi escucharles. De verdad que me quedé embelesada. Me hicieron sentir, me encandilaron.

Muchas veces les he dicho que eso no es necesario que me ocurra solo en una Plaza de Toros, porque en cualquier lugar, en cualquier situación, cualquier persona que me hable de toros, puede fascinarme.

Y les diré otra cosa, yo, que soy mujer de pocas joyas, prefiero la plata al oro. Cierto que es que el oro tiene mas valor, pero la plata es mas asequible y brilla mas.

Y no me cansaré jamás de hablar de los toreros de plata de ley, expresión que dijo Carlos y que me encantó, porque ellos también son toreros. Hacen el paseillo, se lian el capote de paseo, ayudan al matador. Y muchos triunfos del torero, dependen de su cuadrilla.

Y otra cosa mas, tanto unos como otros, visten de azabache. Por algo será, ¿o no?

jueves, 10 de diciembre de 2009

Nuevos blogs

Verán como poco a poco los enlaces en mi blog a otros blogs o páginas taurinas cada vez son mas. Y es que la gente se está poniendo las pilas.

Pues si, hace un tiempo enlacé a la página Va de braus, una página escrita únicamente en catalán por un catalán, forero de El Foro El Albero, y hablando de toros, con la que está cayendo por allá en los últimos tiempos y con la que caerá de ahora en adelante.

Casi al mismo tiempo, enlacé con un blog torista por excelencia, como su creador, Iván Colomer y con el título Oro Cárdeno, donde demuestra día a día a todos su extenso conocimiento sobre este animal que le apasiona.

Y hoy acabo de enlazar a otro blog, en este caso torerista, como la que escribe, sobre un torero de los míos, José Calvo, creado también por Iván. Me lo prometió y lo ha cumplido. Muchas gracias.

Os deseo toda la suerte tanto a los creadores como a los temas que habéis escogido. A los toros en Cataluña, al toro de lidia y a José Calvo. ¡Que Dios reparta suerte!

sábado, 5 de diciembre de 2009

Que no tiene na que ver



Ya ven, últimamente ando algo melómana y me da por cantar. Dicen que quien canta su mal espanta. No se, pero hoy me apetecía poner este título de la copla de Las cosas del querer. Que no tiene na que ver, el color y la estatura con las cosas del querer.

Y ahora, se preguntarán, que tendrá que ver La Medalla que le ha entregado Serolo, SL a Enrique Ponce esta mañana en el Hotel Las Arenas y cuya foto pueden ver mas arriba con la copla. Pues ahora lo entenderán. Espero.

Esta semana, por casualidad, me enteré que esta mañana, dentro de los Actos que anualmente organiza Serolo, se le hacía un Homenaje a Enrique Ponce en el Hotel Las Arenas. Mi primera respuesta fue, madre mía, estará a tope, yo no voy. Ya saben que últimamente con tantas conferencias, actos, cenas, premios y demás, ando algo agobiada.

Pero ayer, lo recapacité. No podía "abandonar" a dos amigos que presentaban el acto, Andrés Verdeguer y Carlos Bueno. Hoy ha amanecido un día estupendo, con un sol radiante. El enclave, precioso, un bonito y lujoso Hotel a la orilla del mar. Este fin de semana, puente para algunos, que no para mi, no tenía ningún plan. Así que esta mañana, he ido de "actuación".

La verdad es que lo he pasado genial, me he reencontrado con viejos conocidos. Gracias, Paco por tus consejos y correcciones, que no me molestan para nada, ya lo sabes. Y gracias por leerme. He vuelto a ver a gente del toro que hacía un par de meses que no veía. Y por supuesto, he estado con algunos de mis amigos.

El Acto, muy ameno, muy distraido, muy torero. Realmente, merecía la III Medalla de Oro por ser un figurón del toreo. No, no soy una pelota. Y menos cuando todos o casi todos saben que no es justamente el toreo de Ponce el que me apasiona y puede quedar algo incongruente que yo esta tarde esté hablando así.

Pero por eso he comenzado con la copla, es que no tiene na que ver. No tiene nada que ver que yo en una Plaza de Toros me emocione con otras cosas, con que reconozca su valía. No tiene nada que ver que piense que torea de una manera que a mi no me gusta con que reconozca que es un ser encantador. No tiene nada que ver con que para mi, siempre le vea torear de la misma manera con que reconozca que es un peazo de torero.

Porque los toreros han de serlo dentro de la Plaza y fuera de ella. Y Enrique lo es. Pero además, es una persona de carne y hueso, como ustedes y como yo. Cuando el acto ha finalizado, ha comenzado con su papel de padre. Que lo hemos visto. De verdad, ha sido alucinante. Hemos conocido a su nena, por cierto, es un encanto.

¿Me comprenden ahora? Espero que si.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Los otros

Últimamente me siento como Nicole Kidman en la sensacional película de Amenábar, Los Otros. Y no se si yo pertenezco a los otros o a los unos. Me explico.

Soy una mujer que se sale de la norma. Mientras la mayoría de la gente es feliz con su pareja y con sus hijos, a mi me ha tocado estar sola y no es porque quiera, sino porque todavía no ha aparecido mi príncipe azul. Pero mi felicidad consiste en esas pequeñas muestras de cariño que de vez en cuando recibo de la gente.

Mientras la mayoría de la gente prefiere pasar una tarde de viernes yendo de compras o tomando un café, yo, desde hace un par de meses dedico mi tarde de viernes a aprender a torear. Y no es porque no me guste ir de compras, que me encanta.

Mientras la mayoría de la gente prefiere dedicar el fin de semana a salir de cena o de fiesta, yo prefiero dedicar mi fin de semana, si es posible, a pasar un día al aire libre, y si hay becerras cerca, mucho mejor.

Mientras a la mayoría de la gente le gusta el toreo o se emociona con las verónicas de ciertos figuras, a mi eso no me dice nada. Yo disfruto con el toreo de aquellos que son toreros de verdad, aunque nadie les llama figuras, pero que torean con el alma.

Mientras la mayoría de la gente no dice la verdad, o la dice a las espaldas, yo soy una persona que no puedo mentir y tampoco soporto que me mientan, que dice las cosas a la cara, sin importarle las consecuencias y los golpes que muchas veces recibo.

Porque como bien canta Alaska, a quien le importa lo que yo haga? a quien le importa lo que yo diga? Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

lunes, 30 de noviembre de 2009

La cena de mi Peña



El pasado sábado fue la Cena que conmemoraba el 43 Aniversario de mi Peña, La Peña Taurina La Estocada de la Pobla del Duc. Tuvimos que celebrarla en el pueblo vecino de Castelló de Rugat, porque en nuestro pueblo, de 2500 habitantes, no tenemos un local para acoger a tanta gente.

Además de los socios, viejas glorias y jóvenes que asistimos, desde Valencia se desplazó Manolo Carrión, Director Gerente de la Escuela Taurina de Valencia, los toreros que me han emocionado esta temporada, Vicente Barrera y José Calvo, Joaquín Mompó al que rendimos un emotivo homenaje, los alumnos de la Escuela de Valencia que torearon este verano en La Pobla, Román Collado, Francisco Damas y Christian Climent, El Presidente de la Plaza de Toros de Valencia, Francisco Quintero, el novillero Ricardo de Fabra, La Presidenta de la Federación Taurina Valenciana, Julia Mateos, de la Peña El Buchito, la Portavoz de la Federación Taurina y Presidenta de la Peña Taurina Vicente Barrera de Valencia, Mª José Pons, el Presidente de la Peña Taurina Hermanos Blázquez, Pepe Jacobo García Arenas y el delegado en Valencia de la Peña Utielana, Enrique Tamajón, El Diputado de Asuntos Taurinos de hace años, Miguel Tatay e Inmaculada Catalá y su hija Gala.

Para mi fue especial hacer entrega de un recuerdo a esa persona que no ha sido torero pero que se ha enfrentado a verdaderos Miuras y recibido múltiples cornadas, a esa persona que sin un capote ha realizado verdaderos quites a la vida y a ese Maestro del que tanto he aprendido, aunque su alumna ha salido algo rebelde. Esa persona es mi padre. Y se le ha recordado por su buen hacer y dedicación a nuestra Peña.

Y fue un honor compartir cena con dos de los mios. Con Vicente y con José. Con los que me he emocionado esta temporada porque me han hecho vibrar en una Plaza de Toros. Y con los que espero seguir vibrando la próxima temporada. Compartí con ellos vivencias, sentimientos, angustias y esperanzas. Mil gracias por todo, chicos, porque me consta que me leéis.

Fue una velada emotiva, distendida, alegre y divertida, que finalizó a altas horas de la madrugada. No les voy a confesar a que hora llegué a mi casa, solo les diré que terminé cantando Un beso y una Flor, esa preciosa canción de Nino Bravo, porque en mi Peña cuando nos juntamos, lo pasamos de maravilla, olvidamos los ajetreos diarios, las penas y desgracias, porque un día, es un día.

Les advierto que seguiré hablando de mi Peña porque se esperan novedades para el próximo año. Estén atentos porque les iré informando.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Lo he vuelto a hacer


Pues si, lo he vuelto a hacer. El pasado domingo, en la Finca Los Alamares, en Torás, el lugar donde debuté hace ya mas de un año.

Volví a bajar al ruedo, volví a sentir el subidón, volví a sentirme torera. Fue a mi amigo Juan Carlos Martínez el que me animó a bajar y Carlos Durán el que me ayudó a torear.

Pero sentí algo que nunca jamás una torera debe sentir. Y es miedo. A pesar de que estaba protegida, que sabía que Juan Carlos jamás me abandonaría, que estaría allí siempre para hacerme el quite. Pero yo no tuve valor.

Solo me atreví a torear al alimón y a dar un pase con el capote junto a él. No me atreví a torear sola. No tuve narices para coger el capote y hacer varias verónicas. No tuve agallas para enfrentarme yo sola a la becerra.

Tenía miedo de que la becerra fuera a por mi, me tirara por el suelo, que yo no me pudiera levantar. Y huí, corrí bien lejos, desaparecí. Mi cabeza, me traicionó. Si le hubiera hecho caso a mi corazón...

Seguro que hubiera hecho un lance, seguro que no me hubiera importado caerme. Porque yo me puedo levantar del suelo. Y si no puedo, seguro que alguien me hubiera ayudado. Seguro.

Pero no tuve confianza en mi misma. No tuve valor. No, últimamente el valor y la confianza en mi misma, me falla. Y eso no puede ser. No me lo puedo permitir. Tengo que seguir luchando. Tengo que seguir soñando.

lunes, 23 de noviembre de 2009

La familia taurina crece


Estoy de enhorabuena. Hace unos días, dos preciosas niñas han venido al mundo envueltas en un capote de paseo. Dos de los "míos" han sido papás.

Si el 30 de octubre nació Nora, la hija de Moni y el torero de plata, Valentín Arenas, el pasado viernes 20 de noviembre nació Patricia, el retoño de Patricia y Víctor M. Blázquez.

Me consta que la satisfacción que ambos han sentido es mas grande que si hubieran abierto la Puerta Grande de Las Ventas. Es lo mejor que les ha pasado en la vida. Mejor que triunfar en Valencia, mejor que cortar dos orejas, mejor que ir en la cuadrilla del mejor torero.

Desde esta página, quiero transmitir en público mis mayores felicitaciones a estos dos pedazo de toreros y, sobre todo de personas y a sus respetivas señoras.

Y dentro de nada, la familia seguirá creciendo porque otros dos toreros de plata serán padres en breve, César Fernández y Luis Blázquez.

Dicen que los niños nacen con un pan debajo del brazo, pero estos retoños lo han hecho con un par de banderillas.

¡¡¡Enhorabuena, toreros!!!

sábado, 21 de noviembre de 2009

Cosas que te encuentras en los Museos



El pasado año, cuando visité Granada, acudí al Museo de Costumbres de aquella bella ciudad del sur.

Me gusta ver esos Museos, observar las vestimentas, ver los carros que se utilizaban antaño, comprobar las costumbres de nuestros antepasados.

Fui pasando de sala en sala y de repente encontré una que estaba dedicada íntegramente a la Tauromaquia. En ese lugar, permanecí mas tiempo que en cualquier otro.

Entre las cosas que vi, me quedé con este cartel. Muchas veces he contado esta anécdota, porque curiosa es un rato, pero la he rescatado porque se lo debía a mi amigo Ernesto. Así que va por tí.

Bueno, pues el cartel, como pueden observar mas arriba hace depender el horario de una corrida de toros de un tren correo del sur en el que viajaba Larita. Dicho tren tenía su hora prevista de llegada a las 3 y veinte minutos. Y la corrida, empezaba a las 3 y media.

Cuando lo ví, no pude mas que pensar por un momento en que Plaza de Toros estaría colgado este anuncio. Y les pido disculpas porque no lo averigué. Podría ser Valencia, pues la Estación del Norte está pegadita a la Plaza de Toros.

Larita disponía de 10 minutos para llegar a la Plaza. En aquel momento me imaginé al matador, vestido de torero, corriendo a todo meter y colocándose el capote de paseo por el camino para llegar a tiempo.

Y ya la frasecita de que si llega el tren con retraso, Larita irá derecho a la Plaza es pa morirse.

En fin, cosas de los anuncios que se podían ver antiguamente en las Plazas de Toros, porque ahora salvo que no hay billetes, no hay anuncios de este tipo. Pero claro, son otros tiempos, y los toreros disponen de sus propias furgonetas para acudir a las Plazas de Toros.

domingo, 15 de noviembre de 2009

La falta de inspiración

El pasado viernes, asistí a una cena de mi primer colegio, Las Teresianas. En aquella cena, que es la tercera en un año, después de mas de veinte sin vernos, coincidimos alrededor de veinte cuarentañeras, que no cuarentonas.

Para mi fue muy importante saber, que todas mis compañeras del colegio, sin excepción alguna, me respetaron cuando conocieron mi afición por los toros, máxime cuando por aquellos entonces yo de los toros no sabía nada absolutamente. Y eso les sorprendió bastante.

Es algo de mi vida que no tengo porque ocultar, al contrario, me encanta pregonarlo a los cuatro vientos. Y por el momento, no me he encontrado con nadie que me haya insultado por esta razón. Me refiero a mis amigos/as, claro está.

Cené al lado que mi compañera del cole, amiga, periodista y columnista de Las Provincias, Mª José Pou. Estuvimos comentando sobre mi blog. Y yo, que ya se lo había preguntado en la cena anterior, le volví a decir, de verdad, no se como haces para escribir una columna todos los días.

Ella me dijo, que hay días que el tema sale solo. Sin embargo hay otros días en los que son las 7 de la tarde y la casa sin barrer, es decir, el artículo sin escribir.

Entonces, me sugirió que escribiera esto, tal y como lo estoy haciendo ahora. Cualquier palabra, cualquier fotografía, cualquier acto es bueno para inspirar. El problema viene cuando no tienes tiempo o no puedes ponerte a teclear delante del ordenador.

Y ahora me dirán, que tendrá que ver todo esto con los toros. Y tienen razón. No tiene nada que ver. Pero se lo prometí a Mª José y quería compartirlo con ustedes.

Por eso, cuando abran esta página y no vean actualizaciones, puede ser o bien porque no tengo inspiración o no tengo tiempo para teclearla.

martes, 10 de noviembre de 2009

Concurso para aficionados prácticos

Finca Los Alamares

El próximo fin de semana, se celebrará en la Finca Los Alamares en Toras, el Primer Concurso para Aficionados Prácticos.

Esta Finca, donde pasta la Ganadería Vitorás, del torero Víctor M. Blázquez, me trae buenos recuerdos. Allí fue donde por primera vez, me puse delante de una becerra. Y allí fue también, donde meses después recibí mi primer golpetazo.

Pero no, esta vez, no bajaré al ruedo. A pesar de que cumplo los requisitos para participar en el Concurso. Soy mayor de 25 años y ni soy profesional ni aspirante a serlo.

Pero no me voy a apuntar al Concurso. Eso se lo dejo a los demás. Yo, de momento, sigo aprendiendo a torear de salón. Sigo sintiéndome torera. Y sigo imaginándome al toro enfrente mio.

Pero si Dios quiere, me desplazaré allí para comprobar los avances de algunos de mis compañeros de la Escuela Taurina. Y además, disfrutaré de un día campero.

Quien sabe si en la Segunda Edición, decido apuntarme. Mientras tanto, me conformo con ver los toros desde la barrera.

martes, 3 de noviembre de 2009

Ya tengo trastos

Hace un tiempo, cuando decidí apuntarme a la Escuela Taurina de Valencia como aficionada práctica, tuvimos una primera clase informativa. En ella nos advirtieron que para aprender a torear, debíamos tener capote y muleta.

Entonces, me planteé hacer una inversión y comprarme los trastos nuevos. Soñaba con un capote con la vuelta azul, a mi medida. Y con un paño de franela que pesara poquito.

Pregunté los precios y me parecieron desorbitados, en estos tiempos de crisis que corren, pero aún así, me hacía ilusón y estaba dispuesta a gastarme el dinero.

Pero una tarde, coincidí con el novillero Carlos Durán y él me dijo, Amparo, no te compres la muleta, que yo te regalo de las mías. Solo me faltaba conseguir el capote.

Otra tarde, hablando con el novillero sin caballos "El Calabrés", le pedí prestado un capote para asistir a clase y él me dijo, no te lo presto, te lo regalo.

Así que dos amigos, me han regalado los trastos para torear. Porque si, la muleta me la regaló Juan Carlos Matínez y el capote, Luca Ruffo. Y cada vez que de un lance o pegue un pase, los recordaré. Y siempre tendré presente el detalle que han tenido conmigo.

Y ya los tengo en mi casa. Y ahora ya no hace falta que entrene en la Plaza de Toros, porque en cualquier lugar, cogeré mis trastos y me pondré a torear. En la playa, en el campo, en el patio de mi casa del pueblo o en el comedor de mi casa. En cualquier lugar seguiré soñando.

jueves, 29 de octubre de 2009

Los Maletillas


Hace unas semanas, en uno de mis escritos, me dejaron un comentario pidiéndome si les podía poner en contacto con Ricardo de Fabra porque pensaban hacer un Homenaje Nacional a los Maletillas. Me hizo ilusión ese atrevimiento.

Desde ese momento, les escribí un mail y me han tenido informada perfectamente de los preparativos, la presentación y el programa de dicho evento, al tiempo que me comprometí a dedicar un escrito.

Ese día ha llegado y es que desde mañana, 30 de octubre hasta el próximo 1 de noviembre, en Alcalá de los Gazules, la Peña Amigos del Camino ha previsto unas jornadas muy interesantes.

El viernes, 30 de octubre se celebra la Inauguración de la Exposición "Homenaje Nacional a los Maletillas" donde se recogerá una selección de fotografías sobre el Toreo en Alcalá de los Gazules desde 1907 hasta 1976 y una colección de carteles.

El sábado, 31 de octubre por la mañana se prepara el grueso del Homenaje con tres coloquios, que bajo los títulos de "Del Maletilla a las Escuelas Taurinas", "El Toro Bravo" y "El Reglamento taurino y su aplicación práctica" donde intervendrán reconocidas personalidades del mundo taurino, toreros, ganaderos, veterinarios, periodistas y aficionados, entre otros, Juan M. García Candón, Andrés Vázquez, J. Antonio Ruiz Espartaco, Eduardo Ordóñez, Curro Conde, Juan Cabañas Rojas, Alvaro Domecq Romero, Jerónimo Roldán Rosa, Francisco Ruiz Miguel, Lucas Carrasco Romero, Marcos Núñez Coronel, Macarena Bazán, Anabel Moreno o Agustín Díaz Pérez.

Y por la tarde, se celebra la Gala de Clausura, con la presentación de la Maqueta "Monumento al Maletilla" por el escultor alcalaíno Jesús Cuesta Arana, cóctel y baile con la actuación del grupo "HABANALUP".

El domingo, 1 de noviembre, realizarán una excursión a la Finca Montebajo, con un tentadero y un almuerzo campero en el que intervendrán maletillas a la antigua usanza.

En estos momentos, en los que me encuentro en una edad indeterminada, pues soy demasiado mayor para unas cosas y demasiado joven para otras, puedo decir, que por mi edad, no he vivido esta época de los maletillas.

Los maletillas, aquellos soñadores que lo dejaron todo para convertirse en figuras del toreo, durmiendo al interpérie, luchando por sobrevivir y que con sus trastos al hombro, vivieron penurias y alegrías. Algunos de ellos consiguieron su sueño. Otros vivieron una pesadilla. Pero todos pueden decir ahora, que lo intentaron.

Así que desde este humilde blog, doy la enhorabuena a la Peña del Camino de Alcalá de los Gazules, en especial a Juan Ulloa, coordinador del evento, y a Manuel Pérez, quien se puso en contacto conmigo, por tan bello Homenaje y les deseo toda la suerte del mundo en esta iniciativa.

Lástima que Alcalá de los Gazules me pille tan lejos.

martes, 27 de octubre de 2009

Toros en la calle, en la Plaza y en la cocina

Festival en Vinaroz


Hoy voy a contarles mi apretado fin de semana. A pesar de que el viernes no pude asistir al Acto de Clausura de la Escuela de Tauromaquia de Valencia ni a la Clase Magistral que impartió Joselito en la Venta del Saler, he disfrutado de mi afición taurina de diferentes formas.

Verán. El sábado por la mañana, me marché a Onda. Estaba muy ilusionada porque era mi primer encierro. Ya les advertí que no pensaba correrlo. Y no lo hice. Pero si que viví los segundos previos. Me mezclé entre los corredores. Me percaté de sus miedos y de sus ilusiones.

Luego, me escondí tras una barrera y visto y no visto, terminó. Fué rapidísimo. Casi ni me di cuenta. Pero al finalizar, volví a sentir las emociones de aquellos que si que corrieron el encierro. Y me entró un gusanillo...

Por la tarde y por la noche, se soltaron varios toros. Y allí estaba yo, resguardada detrás de las barreras, esperando su paso delante de mi. Aunque esos toros me volvieron a impresionar, nada como el toro Laborioso que vi la semana pasada.

El domingo, me marché a Vinaroz. Por la tarde se celebró un Festival organizado por la Peña Taurina Pan y Toros de Vinaroz, que cumplía 50 años. Hicieron el paseillo toreros y novilleros de Castellón.

Me encantó ver torear a Paco Ramos quien me hechizó con el capote y con esos largos muletazos. Y me gustaron esos lances que realizó junto a su alumno Juan Sarrión, toreando juntos con el capote. Fue precioso. Y me hizo mucha ilusión ver hacer el paseillo a varios toreros de plata.

Desde aquí felicito la iniciativa de la Peña Pan y Toros por celebrar su cumpleaños con un Festival, integrado por toreros de Castellón. Lástima que la acogida del público no fuera tan buena.

Por cierto, y aunque alguna vez ya he dicho que mi pasodoble preferido es justamente Pan y Toros, escuchado en esa Placita a la orilla del mar es alucinante. Me encanta esa versión tan característica.

Y ahora se preguntarán porque he añadido a mi título "y en la cocina" si ya les he contado mi fin de semana. Pues porque cualquier sitio es bueno para torear. Y aunque desde ayer ya tengo una muleta (mil gracias, Juan Carlos por ese peazo regalo) hasta ayer no la tenía.

Y entrené y puse en práctica lo que había aprendido en las clases de la Escuela. Y toreé con un pañuelo en una cocina. Si, como lo oyen. Y si les cuento que como estaquillador utilicé un bote de raid, ya flipan. Pero es cierto, se lo juro. Fue sencillamente, genial.

jueves, 22 de octubre de 2009

Cuando tienes que escoger

Hay veces en la vida que se te presentan decisiones difíciles de tomar. No se vayan a asustar, que de momento mi vida sigue igual que siempre, pero de alguna manera tenía que comenzar.

Me refiero a los días en que por arte de magia se te acumulan varios sitios donde ir. Ya no solo me refiero a la vida normal en la que alguien quiere tomar un café contigo el mismo día que tienes una comida con tus amigas y a la vez has quedado de compras con tu madre.

Quiero decir que ahora que se ha terminado la temporada, en teoría, porque todavía queda algún festival por ahí, las Peñas, Asociaciones o demás Entidades comienzan a organizar sus actos culturales.

Que si una entrega de Premios, que si una conferencia, que si un coloquio, que si un concierto de Pasodobles, que si una cena anual. En fin, multitud de "actuaciones", como mi buen padre me dice.

Y que casualidad que muchas veces coinciden en un mismo día y a la misma hora varios actos a la vez.

En la medida de lo posible, una hace lo que buenamente puede, e intenta asistir a todos aquellos sitios a los que es invitada. Pero a veces les prometo que no me puedo dividir en varias personas a la vez.

Y entonces es cuando tengo que escoger. Y no se crean, que a veces la decisión es muy difícil. Y nunca se qué criterio seguir. Les prometo que me apetece ir a todos los sitios, pero a veces, es imposible.

Les cuento esto porque no es la primera vez que me ocurre. Que debo renunciar a asistir a algún acto para acudir a otro. De verdad que me da mucha rabia, pero es que ya lo he dicho, no puedo estar en dos sitios a la vez.

martes, 20 de octubre de 2009

La Fira d'Onda



El pasado fin de semana, estuve en la Fira d'Onda, invitada por un anfitrión de auténtico lujo. Les confesaré una cosa. Y es que era la primera vez que asistía a un festejo popular en la calle.

Puedo comprender la afición y amor al toro que llegan a sentir los habitantes de los pueblos donde se celebran bous al carrer. Porque yo misma lo sentí.

Les puedo asegurar mi emoción al ver a menos de un metro de distancia, resguardada dentro de los barrotes, es obvio, al toro berrendo en negro, Laborioso con el número 3, guarismo 3 de la Ganadería de Sánchez Arjona.

La Peña TI-K, a la que pertenece el torero de Onda, Paco Ramos, había adquirido esta res en homenaje a dos de sus socios, recientemente fallecidos, "Galo" y "Buba".

Un chaval fue corneado el sábado y justamente era el hermano de Paco. Le deseo una pronta recuperación. Y desde aquí también recuerdo a esa chica que solo un día antes de que comenzara la Fira, decidió quitarse la vida. Descanse en paz.

El ambiente que se vivía era de fiesta, a pesar de la crisis, que se notó, como se está notando en todos los ámbitos de la vida. Tradicionalmente se celebraba una corrida de toros en la Plaza, y este año, se ha suspendido.

Siempre había pensado que els bous al carrer eran otra cosa. Pero me di cuenta de que aquí, en la calle, es donde realmente disfrutan los que aman al toro. Con razón hay tanta afición.

Aunque también están los que no van en condiciones de citar al animal. En teoría, el Reglamento obliga a la existencia de voluntarios que impidan a cierto tipo de personas acercarse al animal. Yo, lo ví.

Y si Dios quiere, el próximo sábado debutaré en un encierro. No, no crean que voy a correr delante de los toros, no. Que para eso hay que tener la cabeza fría y estar preparada. Y yo no tengo ni una cosa ni la otra.

Solamente disfrutaré viendo el encierro desde la barrera. Quien sabe, tal vez un día cuando mi cabeza se enfríe y esté preparada, corra yo también delante de los toros. Tal vez...

martes, 13 de octubre de 2009

Hace algún tiempo


Hace algún tiempo, un niño tímido soñaba todas las noches con ser figura del toreo. Vivía solo para y por los toros.

Una mañana, de casualidad, coincidió con un torero que por aquellos entonces, toreaba en las Ferias mas importantes. Se le acercó y le pidió un autógrafo, al tiempo que le decía con ilusión, Maestro, yo también quiero ser torero.

Entonces, aquel torero, cogió un papelito y escribió "Para ..., con el que algún día compartiré paseillo en una Plaza de Toros".

Pasó el tiempo y aquel niño debutó con picadores, se marchó a Andalucía y se apuntó a una Escuela Taurina en la que aprendió a torear.

El destino quiso que una tarde estuviera anunciado en un Festival. ¿A que no saben con quién? Pues si, han acertado, con aquél torero que siendo un niño le firmó un autógrafo en aquel pequeño papel.

Esto no es un cuento. Es una historia real. Algo que ocurrió hace algún tiempo.

Con orgullo puedo decir que conozco a los dos protagonistas de la historia. Historia que conocí el pasado viernes, al finalizar el festejo en la Plaza de Toros de Valencia.

Y que casualidad, aquel torero que toreaba en las Grandes Ferias, acababa de cortar una oreja aquella tarde. Si, no es otro que Vicente Barrera.

Y aquel niño, del que voy a guardar su anonimato, salvo que él quiera decirlo, sigue siendo un chico tímido, al que tuve la suerte de conocer las pasadas Fallas y al que casi a diario "veo" en el Foro.

Y aunque ya no se viste de torero, sigue siendo torero. Y aunque no haga el paseillo, se sigue sintiendo torero.

Y quien sabe si con el tiempo, los dos vuelven a hacer el paseillo juntos en una Plaza de Toros. Y quien sabe si yo estaré allí para verlo. Porque los sueños, a veces, se cumplen.

Discúlpame por haber contado tu historia, pero me pareció una historia tan bella...

viernes, 9 de octubre de 2009

Estoy desilusionada

Román en La Pobla del Duc

Ayer, cuando salí de la Plaza de Toros de Valencia me llevé una desagradable sorpresa.

En el escrito de hace unos días, les contaba que esperaba ver algo interesante en esta Feria de la Comunidad y que uno de mis alicientes era ver torear a Román Collado, un chaval encantador y que torea como los ángeles.

Tuve la inmensa suerte de verlo torear por primera vez el pasado año en La Pobla del Duc. Y me encandiló. Y este año, no me defraudó.

Y me hacía mucha ilusión verle de luces. Y lo ví. En la pasada Feria de Algemesí. Pero mas ilusión me hacía verle hacer el paseillo en su Plaza, que es la mía, en la Plaza de Toros de Valencia.

Pero eso por el momento, no va a poder ser. Una inoportuna tendinitis lo impide. Y me da mucha rabia. Había depositado muchas esperanzas en ese día. El día de su debut en una Plaza de Primera.

Porque Román es un torero de Primera. Román tiene su propio estilo. Román tiene valor. Román torea de verdad. Y toreros como Román, quedan muy pocos.

Y me gustaría pensar que es cierta esa lesión de tendinitis. Y me gustaría pensar que no ha habido ciertos intereses ocultos para quitarlo del cartel. Y me gustaría pensar que realmente Román no estaba en condiciones de hacer el paseillo.

Pero debo ser realista. A veces el dicho de piensa mal y acertarás es mas real que la vida misma. Pero yo, ya no quiero pensar. Solo quiero soñar.

Y seguiré esperando a que llegue el día en el que los toreros de verdad me emocionen. Y seguiré pensando que en el mundo de los toros todavía existe la magia.

Porque soñar es gratis, ¿no les parece?

martes, 6 de octubre de 2009

Esto se acaba

La temporada está tocando a su fin. Aunque todavía quedan algunos coletazos, oficialmente con la Feria del Pilar de Zaragoza, se da por terminada la Temporada Taurina.

Pero, antes, este fin de semana, volveré a la Plaza de Toros de Valencia, volveré a la Feria de la Comunidad. Tres días y tres festejos diferentes.

El jueves, novillada, con los triunfadores del Certamen del Concurso a Matador de Toros.

El viernes, corrida de toros donde volveré a ver hacer el paseillo a mi torero, quien compartirá cartel con César Jiménez y no se si Miguel Tendero estará a punto para reaparecer. Si no lo estuviera, me da a mi en la nariz que volveré a ver al que para mi fue triunfador de la Feria de Julio, José Calvo.

Y el sábado, novillada sin picadores, donde volveré a ver a una de las jóvenes promesas de la Escuela, Román Collado, del que tanto espero y que seguro no me defraudará.

El próximo viernes 16, habrá un Festival a favor de la Casa de la Caridad. Ahora que vivimos una época de crisis y que tanta necesidad pasa mucha gente, sería un detalle que la Plaza estuviera llena, aunque me temo que para ser un Festival, el precio de las localidades es un pelín excesivo y eso restará público. Pero bueno, allí estaremos.

Así que nos vemos en la Plaza y nos despediremos hasta marzo. ¡Qué largo se me va a hacer el invierno!

martes, 29 de septiembre de 2009

Este año, si

En La Maestranza


Pues si. El año pasado llovió y me quedé compuesta y sin toros en la Feria de San Miguel de Sevilla. Pero este año, vi cumplido otro de mis sueños. Ver toros en La Maestranza.

No puedo expresar con palabras lo que sentí. Ese ambiente que se palpaba en El Arenal. Ese murmullo que pronto cesó. Esos pasodobles. Ese paseillo. Esos clarines.

Lo del silencio, alucinante. Parecía que estaba en el cine. Y les prometo que lo echaré de menos y que soy capaz de volver a decir schhhhhhhhh cuando vuelva a pisar una Plaza de Toros.

Escuchar esa música que sonaba como los ángeles. En el sexto de la tarde, tocaron Tercio de Quites. Paco, te juro que me acordé de tí.

Lo que ocurrió en el ruedo es lo de menos. Y que "regalaran" una oreja, también. Pido disculpas porque yo también saqué mi pañuelo blanco, sabiendo que no era merecida. Pero me podía la emoción y necesitaba ver cortar una oreja en La Maestranza.

Pero no me quedo solo con mi debut en La Maestranza que fue un sueño. Este pasado fin de semana fui protagonista de un cuento de hadas. Y todavía no estoy segura de haber despertado.

Volver a Sevilla, pisar La Maestranza, ir a Triana, cruzar el Puente sobre el Guadalquivir, rezar ante la Esperanza de Triana, pasear por el Barrio de Santa Cruz, escuchar flamenco, beber manzanilla.

Todo ello vivido junto a mi amigo Iván, con quien compartí momentos inolvidables. Jamás mientras viva, lo olvidaré. Mil gracias xiquet.

Y además, el viaje con todos los gastos pagados. Gracias a Iberia y a su overbooking. ¿Se puede pedir mas?

Los sueños, a veces, se cumplen. Solo hay que aprender a luchar por ellos.

domingo, 20 de septiembre de 2009

La Fira d'Algemesí


Ayer dio comienzo la Setmana de Bous de Algemesí, que año tras año, cuando el mes de septiembre pasa su ecuador, el otoño está a punto de llegar y las nubes llenan el cielo, da su pistoletazo de salida.

La Plaza de Toros de Algemesí es muy curiosa. No solo por ser rectangular, sino porque es construida por los propios socios de los Cadafals.

Para los que no conozcan la historia, les diré que los Cadafals son la Peñas. Y me temo que solo los valencianos sabemos lo que significan los nombres de los Cadafals. Kasidebaes, Mesinfot, Caguerà de bou, K'as liat, Fanecaes Mao, Tinc son, Xe que xent, Non tinc prou y tantos y tantos mas. Así hasta 29.

A las 8 de la mañana comienza el encierro, a las 12 el sorteo de las reses y a las 17,30 el festejo taurino. Pero en las horas intermedias, almuerzos, comidas, cenas y todo en buena armonía. Y para refrescar, el Rockafull, que les puedo asegurar que está riquísimo.

Es de alabar el esfuerzo de la Comisión Taurina por organizar una Feria basada casi exclusivamente en novilladas. Digo casi, porque todos los años también se organizaba una corrida de toros, pero este año con la crisis...

Y es de alabar que casi todas las tardes, actúe también un rejoneador. Digo casi porque también dedican un día a las Escuelas Taurinas en la que los jinetes no hacen el paseillo.

La Fira de Algemesí apoya la base de la Fiesta, los que están empezando y eso me gusta. Cierto es que arman mucho jaleo y que a veces pueden "no enterarse" de lo que ocurre en el ruedo. Pero, ¿en qué Plaza no ocurre eso?

En fin, que yo este año, con permiso de la Autoridad (que lo tengo) y si el tiempo no lo impide (eso lo tengo mas crudo), asistiré varios días. Y así saludaré a mi amigo Carlos Bueno en su pueblo y en su Feria.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

El viernes comienzo las clases

Tradicionalmente, el mes de septiembre, junto con el de enero son los meses de los buenos propósitos. Los meses en los que ideamos apuntarnos al gimnasio, comenzar clases de inglés, quedar con amigos que hace tiempo no vemos.

Les confesaré una cosa. Pocas veces hago estos propósitos. Mas que nada porque al cabo de unos días, todo queda en agua de borrajas.

Pero este mes de septiembre es diferente. Este mes de septiembre si que he hecho nuevos propósitos. Y estos, si que espero cumplirlos.

El próximo viernes comienzo mis clases en la Escuela Taurina de Valencia. Si. Lo han leido bien. En la Escuela Taurina de Valencia. A pesar de mi "avanzada" edad. No me malinterpreten, no, porque todavía me siento joven, pero para ser torera...

Aunque en realidad jamás lo he pretendido. Y ahora, tampoco. Solo quiero que me enseñen a coger los trastos, a colocarme bien y a sentirme "torera".

Y todo gracias a la iniciativa de Manolo Carrión, Director Gerente de la Escuela Taurina de Valencia, quien ya me lo comentó el pasado mes de julio en primicia como un proyecto y que ahora se ha hecho realidad.

Los viernes, de seis a ocho de la tarde, la Escuela Taurina de Valencia abre sus puertas para todos aquellos aficionados/as que deseen recibir clases para aprender a torear de salón.

Y yo, que casi nunca me pierdo nada, me he matriculado. Y espero con ilusión mi primer día de clase y conocer a mis compañeros.

No forraré libros, ni compraré cuadernos, lapiceros, bolígrafos, ni cargaré con una mochila. En lugar de todo esto, buscaré una muleta, un capote, un estaquillador y una ayuda.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Pronto estaré de nuevo dando guerra

En primer lugar debo pedirles disculpas, sobre todo a mis lectores diarios, que se que aunque pocos, los tengo. Disculpas porque desde hace unos días, no actualizo mi blog.

Esta semana ha comenzado una nueva etapa de mi vida. Por si no lo sabían, la crisis me afectó profundamente y desde hacía 9 meses estaba en las listas del paro. Lista que abandoné el pasado lunes.

Por eso no puedo escribir en mi blog tanto como al principio. Por eso mi inspiración me ha abandonado temporalmente. Por eso no estoy tan al día de las noticias taurinas. Por eso y porque últimamente andaba algo decaida.

Les prometo que pronto regresaré con mis vivencias y con mis sentimientos taurinos. Y ya saben que siempre que puedo, cumplo lo que prometo. Muchas gracias por seguir ahí y hasta muy pronto.

lunes, 31 de agosto de 2009

Si es que el que nace torero...


Ricardo de Fabra


… Lo es para toda la vida. Y doy fe de ello. El viernes pasado, y dentro de la Semana Taurina de mi pueblo, estaba prevista una exhibición de toreo sin muerte a cargo del matador de toros retirado, Ricardo de Fabra, y los novilleros, Nardo Beltrán, socio de mi Peña y Ricardo de Fabra, sobrino del diestro valenciano.

Asistió a mi lado, como Asesor Taurino, Vicente Luis Murcia, torero nacido en Silla, que llevaba casi dos décadas sin haberse puesto delante de una becerra, ni en una Plaza de toros ni en el campo. En un momento del espectáculo, y mientras estaba toreando Ricardo, me dijo al oido: “Amparo, que envidia me da”.

Al rato, invitado por los toreros, saltó la barrera y bajó al ruedo, agarró la muleta y dio unos pases. Tenían que haber visto su cara. Felicidad completa. Me alegro mucho por él. Y me alegro también por mi. Porque tuve la inmensa suerte de verle torear. Es posible que siendo una niña, lo viera, pero mi memoria taurina no alcanza.

La misma cara de satisfacción que tenía Ricardo de Fabra, antes de vestirse de corto, al hacer el paseillo, al torear con el capote y con la muleta. Les juro que mi piel se volvió a erizar. Me volví a emocionar con esa verónica a pies juntos. Como a mi me gustan.

Y Nardo Beltrán, de Lutxent, novillero por afición, al que vi torear en el año 1993 en la misma Plaza de Toros de la Pobla del Duc y socio de mi Peña, que el pasado 15 de agosto en Xátiva, me confesó que estaba entrenando duro. Y así lo demostró toreando como si fuera el primero del escalafón. Es mas, algunos novilleros que están en el esclafón no lo hacen mejor.

Y el otro Ricardo, sobrino del Maestro, por cuyas venas corre sangre torera. Y tanto que corren. Ese empaque, esa figura, ese temple. ¡Olé torero!

Así que ya ven, ya lo decía en el título, el que nace torero, lo es para toda la vida. Y por siempre lo serán. En cada acto, en cada palabra, en cada sentimiento desprenden torería por los cuatro costados de su cuerpo.

jueves, 27 de agosto de 2009

Festejos populares


Voy a ser sincera, como lo soy siempre que escribo en este blog. A mi los festejos populares, no me gustan. No es que esté en contra de ellos. Y tampoco voy a empezar una campaña anti bous al carrer. Pero aunque a mi no me gusten, reconozco el valor y el mérito en algunas ocasiones.

Los festejos populares, llenan y atraen al público, sobretodo, a la gente joven. Y eso, que ya lo sabía, lo he podido comprobar in situ estos tres últimos días en mi pueblo, con tres llenos absolutos en la Plaza.

El pasado lunes se celebró el espectáculo Arte Ibérico, en el que cuatro chavales, recortadores veternos hicieron una exhibición de recortes y saltos, en la parte seria, y en la parte cómica, disfrazados de payasos, hicieron reir sanamente al público asistente. Yo también reí.

El martes, se celebró, a pesar de las inclemencias meteorológicas, el Consurso de Jóvenes Promesas de Recortadores, donde participaron doce chavales. El triunfo fue para Román, un chaval francés.

El miércoles, se soltaron cuatro becerras para el público en general. Durante ese tiempo, los chavales del pueblo y los venidos de los pueblos colindantes, disfrutaron citando a los animales. A continuación, se emboló un toro. Y después, y a puerta cerrada, se soltó una becerra vírgen y fue toreada por los hermanos Mora Fabra y por los dos toreros de la Peña, Luis Campillo y por Natalio Navarro, el Alcalde. Si es que ya se lo advertí el primer día que cogió la muleta: Natalio, que esto engancha...

Es posible que parte de la gente joven que asiste a estos festejos, se aficione al toreo en la Plaza. Me haría una gran ilusión. Aunque me temo que será un porcentaje bastante reducido. Pero como soñar es gratis...

martes, 25 de agosto de 2009

Desde el palco




Yo he visto toros en sol y en sombra, sentada en una barrera y en el tendido, en una naya, en el Palco de la Diputación y hasta en el callejón. Pero sentada en el Palco de la Presidencia, no lo habia hecho nunca.

El pasado domingo, tuve la inmensa satisfacción de presidir un festejo taurino, una clase práctica que organizó mi Peña, la Peña Taurina La Estocada en la Plaza de Toros de la Pobla del Duc, mi pueblo.

Tuve la suerte de contar como asesor artístico, al triunfador de la pasada Feria de Julio, el diestro valenciano, José Calvo, con el que disfruté de una tarde de lujo, aprendiendo de toros. A mi otro lado, tenía la compañía del Alcalde de mi pueblo, Natalio Navarro, al que ya le ha picado el veneno y ha dado sus primeros pasos con una muleta en la mano. Junto al Alcalde se sentó la veterinaria Esther Monedero, a la que conocí el pasado mes de julio en la Puerta de la Plaza de Toros de Valencia porque nos presentó una amiga común, Mariajo. Detrás de mi, estaba el Alcalde de Castellón de Rugat, José Miguel Barranca, que es asiduo en esta Plaza y en la de Valencia. Y delante, mi buen amigo y crítico taurino, Carlos Bueno. Así que como ven, estaba mas que bien rodeada.

Además, tuve el inmenso placer de charlar con uno de los míos, el torero de Onda, Paco Ramos, que actuaba en calidad de profesor de la Escuela Taurina de Castellón, al que espero ver pronto hacer el paseillo en una Plaza de Toros. También compartí comida y tertulia con Manolo Carrión, Director de la Escuela de Valencia, excelente torero, abogado y mejor conversador.

¿Se puede pedir mas? Pues si. Que los novillos de la ganadería de Nazario Ibáñez, de Yecla dieran buen juego y embistieran. Y que los alumnos de la Escuelas de Alicante, Castellón y Valencia dieran lo mejor de si mismos. Y todo eso, además, ocurrió.

Me encandiló Román Collado, quien ya toreó el pasado año en la misma Plaza y a quien le concedí los máximos trofeos, dos orejas y rabo. Me gustó mucho Christian Uroz, un novillero de Castellón, al que seguiré. Me encantó Francisco Damas, quien no tuvo suerte con la espada, pero que firmó detalles muy toreros. Vicente Villaverde tampoco estuvo mal, a pesar de que su novillo pronto se apagó. Y Christian Climent, que repetía en esta Plaza, demostró porque es una de los alumnos mas destacados.

Y encima, todo esto adornado con una excelente banda, con esos solos de trompeta y con esos clarines y timbales que anunciaban los cambios de tercio. En un ambiente festivo, a pesar de la crisis que nos azota a todos, a mi la primera. En un lugar en el que la gente trata al que visita este lugar de la Vall D'Albaida como si fueran poblanos. Y en una Plaza, que como ya he dicho en alguna ocasión, no es de Primera, pero para mí, fue la primera.

Por todo eso, bendigo el día que me propusieron la posibilidad de presidir este festejo y el día que acepté. Porque en este mundo de los toros cualquier cosa, emociona, cualquier cosa es digna de recuerdo y les prometo que jamás olvidaré ese primer pañuelo blanco que saqué para que diera comienzo el paseillo en la Plaza de Toros de la Pobla del Duc aquel 23 de agosto de 2009.

lunes, 24 de agosto de 2009

Foro El Albero

Logo del Foro El Albero

Hoy estoy de cumpleños. No, no es el mío. Mi cumpleaños fue hace unos días. Hoy es el cumpleaños del Foro El Albero. Hoy hace un año que Iván Colomer creó el Foro El Albero, al que se puede acceder en la siguiente dirección: htpp://taurinos.mundoforo.com.

El Foro El Albero es un lugar de la red en la que ya somos casi 200 registrados que cada día nos encontramos, discutimos, nos emocionamos, nos reimos, pero sobre todo, hablamos de nuestra pasión común, los Toros.

Muchos de los foreros venimos de otro que cerraron en una conocida página web de la que aquí no voy a hablar, para no hacerle publicidad. Pero también ha habido nuevas incorporaciones.

En distintas categorías, Foro El Albero, Temporada Taurina, Toros y Toreros, ¿Sabemos de toros?, Prensa, Televisión y Multimedia, Charla General y Fotografía, los foreros debatimos con absoluta libertad de expresión, pero siempre dentro del respeto, de diversos temas, sobretodo, taurinos.

Pero también nos damos a conocer, contamos nuestras experiencias, nuestros gustos musicales, el placer de la lectura. Vamos, que somos como una pequeña gran familia.

Y como en todas las familias, también tenemos nuestros puntos de desacuerdo, nuestros gustos que no coinciden y nuestras divergencias.

A lo largo de este año, hemos luchado para crecer, haciendo publicidad del Foro a través de una pancarta que se colgó en varias ocasiones en la Plaza de Toros de Valencia, en distintas Revistas Taurinas y periódicos, en páginas webs taurinas o en blogs.

Pero también nos hemos conocido en persona. Un grupo asistimos a Vistalegre, para presenciar el emocionante Festival organizado en favor del torero de plata, Adrián Gómez. Hemos coincidido en varias Ferias, como la de Fallas, la de Abril, la de San Isidro, la de Julio.

Porque lo importante de este foro es que detrás de cada nick, se esconden personas, con su propia vida, con sus propios sueños, con sus propios problemas. Pero que cada día dedican algunos minutos para compartir su afición con los demás.

Por eso, desde este humilde blog, doy gracias a Dios, por haber encontrado este lugar, por haber conocido a estas personas. Porque entre todos ellos hacen que mi día a día sea mejor. Porque entre todos ellos hacen que mi afición crezca. Y porque entre todos ellos hacen que cada día, sea mejor persona.

Así que, familia del Foro, mil millones de gracias por estar ahí. Espero seguir celebrando este cumpleaños por los siglos de los siglos, AMEN.


Video del Primer Aniversario del Foro El Albero

martes, 18 de agosto de 2009

Sueños de Gloria

Mi buen amigo Carlos Bueno resultó vencedor en el último concurso literario organizado por la Federación Taurina de Castellón con el relato, "Sueños de Gloria". Disfrútenlo.


Hubo un tiempo en que yo quería ser torero. Estaba convencido de que algún día lo sería. Nada me hacía pensar lo contrario. No veía dificultades que pudiesen truncar mi ilusión, al contrario, sólo intuía gloria y grandeza en un camino que presagiaba repleto de éxitos y de satisfacciones. ¿Dureza? ¿Dolor? ¿Cómo iba a pensar en eso si apenas era un niño?

Fue una época bonita, inolvidable. Casi tres años en los que viví el sueño más maravilloso que jamás pudiese imaginar. Tiempos de ideales, de fantasías infantiles, de utopías que jamás se cumplieron pero que me hacían sentir bien, incluso importante. Iba a ser torero, y eso no era cualquier cosa. La mayoría de mis compañeros de colegio me miraban como un bicho raro, pero no me preocupaba lo más mínimo. Para mí los raros eran ellos. No entendía cómo no sentían la misma atracción que yo si no había nada más grande en el mundo que los toros.

Aquella vocación mía era de conocimiento general. Recuerdo las sonoras carcajadas de mi padre y la cara de preocupación de mi madre el día que, no sé a santo de qué, sentencié que de mayor sería torero. La verdad es que nunca me tomaron en serio, quizá porque yo tampoco insistí en el tema. Era más un sentimiento interior que algo evidente. No tenía capotes ni muletas. Nunca llegué a proponer que me apuntasen a una escuela taurina, y si alguna vez me entraba curiosidad por dar unos pases lo hacía con la toalla del baño y sin que me vieran. Así es que mis padres debieron pensar que aquella pretensión mía era algo simplemente pasajero, como así acabó
siendo. Lo que nadie sabía era el origen de mi afición. Ese era mi pequeño secreto.

Mi familia no había ido jamás a una plaza de toros, a lo sumo habíamos visto alguna corrida por televisión sin demasiado interés. Una de ellas me provocó un impacto imborrable. Fue una salida a hombros en Sevilla de Emilio Muñoz, el año 1994, el de mi primera comunión. Y lo que más me impresionó no fueron sus faenas, ya desdibujadas en mi mente, sino el momento en el que un subalterno se acercó al trianero que, mientras arrastraban al último toro, se lavaba las manos bajo el chorrito de un botijo junto a las tablas.

¡Maestro, dos orejas!, le comunicó eufórico. Dos orejas que sumadas a la conseguida en su primero le daban derecho a salir por la Puerta del Príncipe. Conmovido, Muñoz comenzó a lloriquear, se le aflojaron las piernas, y si no llegó a desplomarse fue porque el banderillero lo
sujetó por las axilas. Cuando lo izaron a hombros iba roto de tanta entrega, desencajado de tanto sentimiento. Todos cuantos le acompañaban querían tocarle. Muchos tiraban de su vestido para
arrancarle los machos, los alamares, lo que fuese con tal de conservar un fetiche de aquella tarde. El comentarista despidió la conexión con Emilio Muñoz perdiéndose en el fondo de la imagen
mientras atravesaba en volandas el puente de Triana rodeado por una marabunta de aficionados. El torero iba en trance y no le preocupaba lo más mínimo que su vestido verde oliva y oro estuviese ya totalmente destrozado. No sé muy bien por qué pero, sin que nadie se apercibiese de ello, me fui a mi habitación y emocionado comencé a llorar sin poderlo remediar. Aquella retransmisión me sobrecogió tanto que logró que el toreo me sedujera para los restos.

Pero ese no era el auténtico secreto de mi vocación. Mis padres, que eran de Castellón, se trasladaron a Alcalà de Xivert en cuanto se casaron, puesto que allí trabajaba mi padre como empleado de banca. Cuando cumplí nueve años mi madre decidió apuntarme a clases de inglés, lo recuerdo bien porque fue entonces cuando me compraron la bicicleta que no me habían regalado el año anterior para la comunión. Mamá, que era muy peculiar y exigente, no encontró un profesor con las garantías que ella estimaba oportunas en el pueblo, así es que optó por inscribirme en un reconocido centro de idiomas de Castellón. Sólo tenía que ir dos veces por semana, los martes y los jueves, aunque el traslado hasta allí suponía un serio inconveniente.

Lo más cómodo era el tren, que recorría el trayecto en poco más de media hora. Al principio, como era normal, me acompañaban mis padres, que hacían encaje de bolillos para poder llevarme. Mi madre dependía de sus turnos de trabajo en el almacén de frutas, y mi padre estaba muy ocupado llevando la contabilidad de una empresa de compra-venta de coches por las tardes. Así es que pronto les propuse ir en mi flamante bici nueva; locuras de niño. A lo que sí
que accedieron transcurridas unas semanas, no sin las lógicas reticencias de mi madre, fue a dejarme viajar sólo en el tren. La academia estaba frente a la parada de Castellón, sólo había que
cruzar la calle. Las clases comenzaban a las seis de la tarde y duraban una hora y media. Mi padre me llevaba a la estación de Alcalà de Xivert al salir de clase y volvía a recogerme a las ocho y veinte. Estaba todo estudiado y cronometrado. Además yo siempre había dado muestras de ser un niño muy formal y responsable.

Y ahí comenzó mi peculiar aventura. Recuerdo la tensión de los primeros días. Sólo hacía que mirar por la ventanilla para no bajarme en ningún otro sitio que no fuese Castellón. Pero después de media docena de viajes el nerviosismo fue cesando, y cada vez disfrutaba más del recorrido. Me gustaba observar a todos cuantos entraban y salían del vagón e inventaba en mi mente historias sobre ellos. Imaginaba a qué se dedicaban y porqué estaban en el tren, y los treinta y tantos minutos de viaje pasaban de manera fugaz.

Un buen día, en la estación de Torreblanca, subió un chaval portando una extraña bolsa, amplia, cuadrangular, más ancha por la parte superior, de la que sobresalía la roja gamuza del mango de un estoque. Se sentó frente a mí, dejó la bolsa en el suelo, la abrió y, sin mediar palabra, sacó una revista taurina y se puso a ojearla. No levantó la mirada hasta llegar a Castellón veinticinco minutos más tarde. Recuerdo su mirada vivaz y absorta, cómo movía los ojos cada vez que pasaba de página repasando todas las fotos, la atención con que después se ponía leer, y cómo de vez en cuando levantaba las cejas y abría más los ojos sin duda sorprendido por lo que estaba
observando. No pude apartar mi vista de él y de su bolsa entreabierta que me dejaba distinguir los atrayentes colores rosa y amarillo de un capote y el rojo de una muleta.

Aquel personaje y su equipaje me sedujeron de tal manera que cada martes y jueves, al llegar a la estación de Torreblanca, me asomaba al andén para comprobar a qué vagón accedía el aprendiz de torerillo. Luego me dirigía hasta su ubicación y, como generalmente a esas horas el tren no llevaba muchos viajeros, me sentaba frente a él. Imagino que pensaría que yo era un pobre tonto, porque me pasaba el trayecto mirándole atónito mientras recordaba a Muñoz en La Maestranza. Siempre era igual; la misma bolsa, la atracción de los colores de las telas y del mango del estoque, una publicación taurina, el torerillo de ojos grandes e ilusionados y el
silencio entre nosotros.

Hasta que un día, un par de meses más tarde, separó la vista de la revista y me miró fijamente. ¡Tierra trágame!, me dije para mis adentros. ¿Te gustan los toros?, me preguntó. Sí, contesté de
inmediato. Él sonrió, bajó la mirada y continuó su apasionada lectura. A partir de entonces, cada vez que nos encontramos me invitaba a sentarme a su lado. Escudriñábamos juntos las fotos, me explicaba los secretos de un buen pase, los diferentes conceptos de la tauromaquia, y me aseguraba que un día él sería figura del toreo. Me contó que se llamaba Adrián y que desde los doce años, cada tarde al salir de clase, iba a la escuela taurina de Castellón. Ahora tenía catorce, y estaba a punto de torear por primera vez una becerra. Los ojos le brillaban de forma especial al confesarme sus sueños, y mis pupilas se dilataban escuchándole.

Pasados unos meses nuestra relación se había fortalecido. Yo había encontrado a mi héroe, y él a un fiel admirador. Ven a verme a la escuela, me propuso. No puedo, tengo que ir a clases de inglés, repuse. Pero aquella invitación comenzó a quemarme en el interior. Le di vueltas y más vueltas en mi cabeza hasta que encontré la solución.

El siguiente martes expliqué en la academia que en adelante sólo acudiría un día por semana al centro porque necesitaba recibir clases particulares para reforzar otras materias, pero que mi madre había insistido en seguir pagando la cuota íntegra a cambio de que me diesen los apuntes de los días que yo estuviera ausente. La mentira coló, y cada jueves acompañaba a Adrián a la plaza sin que nadie sospechase nada. Tuve que estudiar duro para que en casa no advirtieran mi jugada, pero fue una sobrecarga que llevé a gusto porque nada me hacía más feliz que ir a ver a todos aquellos chavales entrenando para la profesión más bella del mundo.

Adrián pronto despuntó como uno de los alumnos más aventajados, y quedé atrapado por su personalidad y por sus ilusiones. Decidí que yo también me apuntaría a la escuela de tauromaquia en cuanto cumpliese doce años, como había hecho él, aunque de momento me conformaría con seguir sus pasos en la clandestinidad de los jueves de escapada.

Entre engaños y sueños transcurrieron más de dos años. La amistad creció de tal forma que le quería como al hermano que nunca tuve. Yo esperaba con anhelo nuestros viajes en tren. Los martes me contaba qué había hecho el fin de semana y cómo había estado en los tentaderos a los que iba, y los jueves le acompañaba a la plaza, era mi día grande. Me sentía como un espía, empapándome de todo cuanto observaba, y sólo ansiaba cumplir los doce para comunicar a
mis padres que la decisión que hasta el momento parecía sólo un juego, era ya férrea e inapelable.

Por aquel entonces invitaron a Adrián a un tentadero de lujo en una ganadería de postín. Su facilidad y gracia para el toreo habían levantado gran expectación en todos los corrillos taurinos. Era un día trascendental para demostrar que no se equivocaban quienes apostaban por él. Tentaban dos matadores muy importantes a los que Adrián idolatraba, y aunque intuía que no iba a gozar de mucho tiempo para mostrar sus cualidades, en su interior sentía que tenía
que protagonizar algo extraordinario, que debía asombrar a todos, y que no se le podía escapar su minuto de gloria.

Una a una iban saliendo las vaquillas a la placita de la finca. Eran eralas, quizá excesivamente fuertes para el corto bagaje de mi amigo que, sentado en la tapia y en silencio, no perdía detalle de las acciones de los maestros ante las reses. Toreaban la cuarta vaca y a Adrián comenzó a nublársele la vista. Sus siempre chispeantes ojos se apagaban. Había tenido ocasión de dar unos pases al segundo astado del tentadero después de una larga faena de Mario Garona. Pese a que la erala estaba demasiado fatigada para lucirse con ella, se arrimó como si le fuese el futuro en ello. En uno de los lances el animal, ya orientado, se quedó a medio viaje e hizo por él. Lo cogió
de muy mala manera y lo zarandeó como a un pelele. Todos acudieron con presteza y preocupación a socorrerle. La vaca estaba muy astifina y presagiaban lo peor. El primer derrote había ido dirigido a la ingle. Escudriñaron sus muslos buscando una posible cornada pero no encontraron nada excepto varetazos y golpes. Un susto. El ganadero mandó a Adrián de nuevo a la tapia. Más tarde, con el sobresalto pasado, le daría otra oportunidad.

Durante la tienta de las dos siguientes vacas mi amigo no había dejado de llorar. Lo hacía para sí, y salvo alguna lágrima incontenible que enjugaba con su muletilla, era un llanto interno, mezcla de rabia y de impotencia. Sabía que ya nunca alcanzaría su sueño de ser torero.

Con los ojos empañados Adrián comenzó a verse en el centro de un coso importante. A su alrededor todos pedían trofeos para él. Sonrió. Era feliz viendo como agitaban pañuelos blancos en su honor. Fue su última visión. Cuando se desplomó dejó al descubierto un reguero de sangre que manaba de su axila y que el negro chaleco se había encargado de esconder. Nadie lo advirtió excepto Adrián y las blancas palomas que, revoloteando a su alrededor, le llamaban a otra
gloriosa plaza.

Hubo un tiempo en que yo quería ser torero. Poco después descubrí que sólo unos pocos elegidos están llamados a serlo, que es profesión de genios tocados por la varita de Dios. Los demás somos simples mortales. Fueron sueños de gloria de una época que recuerdo con nostalgia y que probablemente me hicieron mejor persona.

Carlos Bueno

lunes, 17 de agosto de 2009

Toros en Xátiva

Con Chuso y Jaime Marco "El Choni"


¿Pensaban que iba a pasar el mes de agosto sin ir a los toros? Nooooo. El pasado sábado día 15, el día de la Virgen de Agosto, el día de la Virgen de la Paloma, el día de la Asunción, el día en el que la mayoría de pueblos de España organizaban toros, asistí a una Plaza de Toros.

Fue en la capital de La Costera, Xátiva. Mis mayores me cuentan que en esa Plaza antiguamente asistían las figuras consagradas del panorama taurino. Y en el 2009, no podía ser de otro modo.

Allá que me fui, con mi amigo Chuso, Corredor en el Foro El Albero y disfrutamos de una entretenida tarde taurina.

Antes de comenzar el paseillo, se celebró un merecido homenaje a Jaime Marco "El Choni", gran torero valenciano, al que no tuve la suerte de ver torear. Ya ven, a pesar de mis años, todavía soy joven. Pero si que había tenido la posibilidad de hablar con él, hace unos años y el sábado, también. Un encanto de señor y todo un Maestro.

Saben que no es este blog el lugar donde hago las crónicas de los festejos a los que asisto. Y no voy a hacer una excepción ahora. Solo diré que disfruté como una enana viendo triunfar a mi torero.

Vicente Barrera es muy querido en aquella comarca, y se notaba en el ambiente y en la Plaza. Y ya son cuatro tardes las que le he visto hacer el paseillo en esta Plaza de Toros. Hace tiempo, sin cubrir y en los últimos años, ya remodelada.

Pero les diré algo, es cierto lo que dicen por ahì de que el lugar donde mas calor hace de toda la Comunidad Valenciana, es la Plaza de Toros de Xátiva. Pero a mi, plin. Bien fresquita y con mi abanico, que por cierto lancé al ruedo cuando Vicente dio la vuelta al ruedo.

martes, 11 de agosto de 2009

Ayer fui de presentación

Presentación de la Semana Taurina en el Ayuntamiento


No es una Plaza de Primera, pero para mi, fue la Primera. El primer lugar al que asistí a un festejo taurino, siendo una niña. La Paza de Toros de la Pobla del Duc.

Tampoco es una Plaza fija, sino que es portátil. Y tras varios años, siendo una Plaza de barrotes, ya son tres años consecutivos los que la Pobla del Duc, tiene una Plaza de callejón.

Y ayer fue la presentación de la semana taurina, que tendrá lugar entre el 23 y el 28 de agosto. Y yo asistí. No podía faltar a la cita.

Como tampoco falló, mi amigo Carlos Bueno. Para mi fue un honor que haya escogido mi pueblo para reaparecer. Asistió ayudado por muletas, pero seguro que pronto las sustituye por un paño de franela.

Tampoco faltaron Manolo Carrión y Joaquín Mompó. No en vano, el primer festejo será una clase práctica en la que intervendrán alumnos de las Escuelas Taurinas de Valencia, Castellón y Alicante.

Pero también habrán festejos populares. Y como colofón, un Festival en el que intervendrá Ricardo de Fabra, que tantas tardes ha toreado en esta Plaza, junto a su sobrino, con el mismo nombre y el socio de la Peña, Nardo Beltrán. Estos últimos también presentes en la jornada de ayer.

La velada finalizó a altas horas de la madrugada, tras una cena de hermandad en el Bar Campillo, donde tras una animada tertulia y los diversos parlamentos de rigor, nos amenizó un grupo de acordeonistas y un cantante que nos hizo pasar un rato mas que agradable.

Desde aquí les invito a que visiten mi pueblo esa semana, esta bella localidad de la Vall D' Albaida, donde sus gentes acogen a los forasteros como si fueran poblanos. Y me consta que quien prueba, repite. ¿A que si, Carlos?

jueves, 6 de agosto de 2009

San Salvador

Mi padre con los Hermanos Esplá, Santiago López, Dámaso Gonzálesz y Armillita Chico en la Pobla del Duc

Hoy día de la Transfiguración del Señor, es el santo de mi padre y de mi hermano. Y como ya lo hice hace unos días con mi madre, debo dedicar el blog de hoy a Salvador Gomar, a los dos Salvadores.

Muchos de ustedes conocen a mi padre. Tantos años vinculado al fútbol, a su Valencia del alma. Y desde bien jovencito, asiduo a la Plaza de Toros de Valencia y de la Pobla del Duc. Y él, que desde siempre ha tenido dos pasiones, ha tenido dos hijos.

Mi hermano, al que no conocen porque no es taurino, ha heredado la vena futbolera. Alguna vez ha asistido a algún festejo, en Valencia y en Las Ventas. Recuerdo hace unos años, que me contó con mucha ilusión su debut en Las Ventas, donde lo pasó en grande. O hace poco que asistió a una capea.

Y de mi padre, ¿qué les voy a contar? Que aunque él no lo crea, he aprendido mucho a su lado. Recuerdo las tardes compartidas en la Plaza, cuando me enseñó qué era el Rincón de Ordóñez o me contaba la gran tarde de la lluvia en Játiva, donde se cortó todo lo que se podía cortar. Y tantas cosas mas que me ha contado.

Y por supuesto, recuerdo, siendo una niña, los Festivales que se organizaban en mi pueblo, donde asistían las primeras figuras. Algún recuerdo vago me queda. Y la charlotada que se celebró allí, con Don Cicuta y compañía. De todo ello da fe las fotos que se conservan en casa.

Y últimamente, sus ganas de relanzar la Peña La Estocada, con las charlas, las novilladas de la Escuela, las cenas de sobaquillo en la Puerta de la Plaza Portátil o las cenas de hermandad. Y su lucha incansable para que todo saliera perfecto.

Así que ya lo sabes, papá, aunque tengamos puntos contrapuestos en nuestros gustos taurinos y discutamos mucho, que sepas que sin tí, no habría podido crecer taurinamente. Por eso, por tus enseñanzas, por tu lucha y por muchas cosas mas, Muchas Gracias y Muchas Felicidades, torero.

domingo, 2 de agosto de 2009

El mes de agosto

Mientras el resto de los mortales disfruta de sus vacaciones, algunos porque es durante este mes cuando tienen su merecido mes de descanso, otros porque no tienen mas remedio forzados por la crisis, ellos, no paran.

Cierto es que no todos descansan en este mes. Algunos prefieren hacerlo en otros meses del año, otros están obligados a parar en otras temporadas.

Ocurre como los cantantes y los grupos de música que se recorren miles de kilómetros en sus furgonetas para demostrar su arte durante el verano.

Porque es en este mes, cuando la mayoria de pueblos de España, celebran sus fiestas patronales. Digo la mayoría, porque los hay que las celebran en septiembre o incluso en octubre.

Y es ahora cuando los toreros preparan sus capotes, sus muletas, sus estoques, sus vestidos. Lo tienen todo a punto esperando la llamada de su apoderado para decirles que deben torear al día siguiente porque deben suplir a algún compañero que ha sufrido un percance. O bien saben de antemano su cuaderno de ruta.

Y deben acudir a todas las llamadas, algunos no están en disposición de rechazar ninguna oportunidad, porque nunca se sabe.

Y se recorren miles de carreteras en sus coches o furgonetas, duermen poco y a veces, hasta comen mal. Y pasan calor, un calor asfixiante.

Pero todo eso no importa, si logran conseguir su sueño. Su sueño de torear. Aunque sea en un pueblo perdido. En un lugar que jamás han escuchado que existe.

Porque para algunos, cualquier lugar es bueno si hay una Plaza de Toros y aficionados ante los que demostrar porque son Toreros.

jueves, 30 de julio de 2009

Yo también he rezado en esa Capilla


En primer lugar, debo agradecer desde aquí el detalle que tuvo conmigo el fotógrafo Francisco Piquer "Rullot" por haberme inmortalizado con su cámara en un lugar tan especial para mí.

Pues si, yo también he rezado en la Capilla de la Plaza de Toros de Valencia. En ese lugar de recogimiento. En ese lugar al que acceden los toreros cada tarde antes de hacer el paseillo. En ese lugar donde se encomiendan a Dios, a la Virgen, a los Santos o a quien ellos en ese momento estimen oportuno.

Y fue el pasado día de San Jaime. Esa mañana de julio, se celebró una misa en memoria de Paco Ibáñez, fundador de la Peña Tercio de Quites de Cullera, recientemente fallecido.

Y allí acudimos unos cuantos para recordar a este aficionado insigne al que tuve la suerte de conocer hace muchos años. Y allí estaban las dos Amparos, su viuda y su hija. Y quisimos estar a su lado.

Para mi fue muy especial, un momento antes de la Eucaristía, entrar en la Capilla y rezar ante mi Geperudeta. Tocar su manto. Y me vinieron a la cabeza tantas cosas. Tantos miedos. Tantas esperanzas. Tantos triunfos. Tantos fracasos.

Solo dos veces he tenido la suerte de entrar en esa Capilla. Y ambas, por recordar a alguien que se ha ido. Ojalá la próxima, sea para asistir a una boda o un bautizo. Sería bonito.

Pero mientras tanto, puedo decir que he sido muy afortunada. Y no todo el mundo puede decirlo. Pero yo también me encomendé a la Virgen de los Desamparados en la Capilla de la Plaza de Toros de Valencia.

martes, 28 de julio de 2009

El Grand Prix


Les voy a contar algo que pasó anoche. Canal 9, todos los lunes de verano por la noche, emite el programa presentado por Bertín Osborne, el Grand Prix.

Les puedo decir que jamás había visto ese programa. Vamos, es que últimamente enciendo muy poco la Televisión.

Pero ayer, lo ví. Debía verlo porque uno de los pueblos que participaba era La Pobla del Duc, mi pueblo.

Es curioso, pero si se fijan en el logotipo, aparece la cara de un toro. Y si alguna vez han visto el programa, verán como salen vaquillas.

¡Que incongruencia! Eliminan de la parrilla el único espacio taurino que existía en la cadena autonómica, sin embargo, en uno de entretenimiento, salen reses.

¿Será porque a la gente si que le siguen interesando los toros? ¿Será porque consideran que los toros siguen arraigados a las costumbres de los pueblos de España?

Y ahora, ustedes pensarán, ¿y que tendrá que ver este blog taurino con el Grand Prix?

Pues para empezar, porque algunos de los integrantes del equipo, eran de mi Peña. Porque demostraron que son unos toreros, luchando y esforzándose por conseguir las pruebas. Y porque una de las vaquillas, se llamaba Amparito, como yo.

Y ahí estaba yo, aguantando hasta que terminara el programa. Y no se crean, que se me cerraban los ojos. Y estuve a punto de marcharme a dormir.

Pero aguanté hasta el final. Algunas pruebas las ganaron, otras las perdieron. Y la emoción vino en la última parte, cuando por un punto, ganó mi equipo, mi pueblo.

Y entonces, recordé la Feria de Julio recientemente terminada. Fui todas las tardes. Algunas, fueron para olvidar. Otras, vimos algún detalle. Pero la emoción, llegó también al final.

¿Ven como si que tenía que ver el Grand Prix con este blog?

lunes, 27 de julio de 2009

Cumpliste tu promesa

Foto Mateo

El día de mi santo me lo encontré en la Plaza de Toros de Valencia y le conté que había asistido a su confirmación en Madrid. No estaba muy satisfecho de ese día y me dijo: Amparo, en julio, lo arreglo.

Y vaya que lo arregló. No solo conseguió volver a hacerme emocionar en una Plaza de Toros sino que además cortó dos orejas y abrió la Puerta Grande.

Y lo que sentí ayer, no tiene precio. Después de toda la Feria de Julio en la que no he vivido nada absolutamente en el ruedo, yo tenía fe en el último día. Debía terminar la Feria con buen sabor de boca.

De esa manera, cuando llegue octubre seguiré teniendo la ilusión de que algo bueno ocurrirá, de que algún detalle viviré. Pero mientras tanto, me queda la tarde del 26 de julio.

Una tarde en la que se cumplía el aniversario del fallecimiento de Curro Valencia. Tarde amarga que todavía recuerdo como si hubiera ocurrido hace escasos segundos.

Pero a partir de ahora, lo recordaré como la tarde en la que me emocioné escuchando el pasodoble Dávila Miura. La tarde en que me emocioné viendo la casta de unos toros. La tarde en que me emocioné por el valor de un torero cordobés.

Pero sobre todo, lo recordaré como la tarde en que José Calvo, cumplió su promesa. Muchas gracias, torero.